Archive for septiembre, 2009

Sacalalengua Vs. El Gran Hermano.

17 septiembre 2009
Corderos de Baraona

Corderos de Baraona

Hace unos pocos días hemos podido escuchar el la T.V. un comentario que realizaba un granjero respecto de sus ovejas en el programa Sacalalengua. Más o menos decía que las ovejas eran tontas, que si una oveja se encaramaba a una pared de 10 metros y se tiraba, la de detras hacía lo mismo y asi todas matandose una detrás de otra. 
 
Está más que demostrado que estos animales son bastante inteligentes pero no sabemos cual es su percepción del peligro inminente, ni de como sus sentidos captan el medio que las rodea. Esto sería un tema de estudio interesante.
 
No podemos permitir que se hable mal de las ovejas cuando, y aquí entra “El Gran Hermano”, cientos de persona se tragan este tipo de programa y otros de formato semejante.
 
No vamos a minusvalorar el programa, que es lo que es, un producto televisivo muy concreto, ni vamos a hablar mal de sus protagonistas, realizadores, presentadores, etc. pero vamos… ¿cómo es posible hablar de la poca inteligencia de las ovejas cuando todo el mundo, o una gran mayoría está viendo este tipo de programas? Y me da lo mismo que sea de una cadena o de la otra.
 
En serio, quien vuelva a hablar mal de las ovejas se las verá conmigo.
 
*Nota: La imagen está tomada de una página de noticias de un pueblo de Soria, Baraona

En la televisión.

4 septiembre 2009

Estamos asistiendo últimamente a un boom de corderitos y ovejitas en la televisión, debido principalmente a que transmitimos eso, candidez, pureza, etc. nos utilizan como reclamo publicitrario, no en vano se representa a Cristo mediante el cordero.

Habiendo demostrado ya que somos seres inteligentes, afectivos, cariñosos, curiosos, y un sin fin más de cosas buenas, estaría bien reconocer que al rebaño no se le puede tratar como si se tratase de masa viscosa y sin personalidad. Los que pertenecemos al rebaño, somos los que poseemos los valores, y los debemos de defender como sea.

dormidina

 No nos merecemos la mentira, el abuso, el maltrato, el desprecio…  y por mucho rebaño que seamos el que no respeta al rebaño, no se respeta a si mismo. Ya lo decía Jesucristo, o algo así.