Seamos serios…

25 septiembre 2008
La oveja Dolly.

La oveja Dolly.

Si, seamos serios, ¿quién sabe algo, o quién conoce a Ian Wilmut o a Keith Campbell?. Muy poca gente, pero si preguntamos por Dolly, la oveja, todos tendremos en la mente la respuesta, que se trata del primer ser vivo mamífero, clonado de una “célula adulta especializada”, más concretamente de una célula mamaria.

Dolly nació el cinco de julio de 1.996 y fué el único nacimiento de los 277 intentos de fusión de un óvulo enucleado con un núcleo de célucla mamaria de otra oveja.  

La noticia fué dada en los medios de comunicación el 23 de febrero de 1.997, es decir más de seis meses después de su nacimiento.

Parece ser que sufría vejez prematura, fue sacrificada, según los científicos, debido a una enfermedad pulmonar progresiva que afecta al ganado de edad avanzada. La vida en una oveja ronda los doce años y Dolly sólo vivió seis. 

Dolly, la oveja de la raza Fin Dorset, fué famosa y generó ríos de tinta, apareciendo en todos los medios de comunicación, serios y no tan serios. Tras parir seis corderos, fue sacrificada el 14 de febrero de 2.003, y sus restos se conservan disecados y “exhibidos” en el Museo Real de Escocia, en Edinburgo, Reino Unido.

Quizá el hecho de que Dolly fuese una oveja, no sea mera casualidad.

Una respuesta to “Seamos serios…”

  1. jambo bwana Says:

    Tu post, Manuel, me ha recordado una historia de hace algunos años.
    El día antes de las vacaciones de Navidad, un cordero recién nacido se quedó huérfano. Iban a sacrificarlo por n poder atenderlo. Mi mujer intercedió por él y nos lo llevamos a casa durante esas Navidades, con la condición de devolverlo tras esas dos semanas. Fueron dos semanas increibles. Los niños de la urbanización donde vivimos hacían cola para darle el biberón. El cordero seguía a mis hijas a todas horas y protestaba cuando le cerraban la puerta y no le dejaban entrar en las habitacines para jugar con ellas. Fueron unas vacaciones “especiales”.
    Tras las vacaciones, el cordero, al que mis hijas le pusieron de nombre Blanquita, retornó al rebaño en condiciones favrables para poder subsistir por sus propios medios.
    Un año después, Blanquita fue madre, de forma natural, sin clonaciones. Nos alegramos mucho de aquello porque contribuimos, de alguna manera, a burlar a la despiadada Madre Naturaleza.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: